sábado, febrero 23

Sin lugar

La utopía y, después, la fértil-en-lágrimas pérdida de la utopía.

La ingenuidad mientras se intenta y, después, la frustración al comprender que ahora es inviable, que el futuro imaginado siempre fue imposible.

Por ejemplo, "tener hijos con ella, tener una casa con esa mujer, llevarla a viajar por el mundo, pasar las vacaciones juntos, verla reír después de recibir un regalo tuyo".

¿Cuál es tú utopía?

Humbert Humbert llora amargamente frente a Beardsley, la ciudad que compartía apenas unos años atrás con Lolita.

Llora viendo la ciudad desde una colina, llora mientras escucha los sonidos que emite la gente, los tonos graves de los automóviles y las cortadoras de pasto, las percusiones de los regadores y los tacos de las mujeres que pasean, los agudos gritos de las niñas que juegan con sus perros; llora mientras la tarde cae tiñendo naranjo el verde césped, las blancas casas, los frondosos árboles.

El sol se esconde en la ciudad norteamericana mientras Humbert comprende, ahí en la altura, que no llora porque Lolita lo ha dejado, porque Dolores se fue con otro, porque Lo está a kilómetros de distancia. Humbert llora porque Lolita no lo ha seguido en su anhelo, llora porque no son parte, envejeciendo juntos, de la orquesta que ejecuta el concierto de la cotidianidad allá abajo.

Esa era su utopía, vivir con Lolita esa vida.

Pero ahora llora.

¿Por qué lloraste tú?.

Download http://cce.uchile.cl/~cemda/canciones/cansado.mp3

2 comentarios:

J. dijo...

que llorón hermano, no se acue tanto la cara que después con el sol le escuece.

kany dijo...

hay tantas razones para y tantas maneras de...llorar.