domingo, enero 20

Cosas que detienen el tiempo

Ya lo saben, el tiempo no ha de detenerse.

Sin embargo, una vez me dieron con el puño en la cara, dolió como pocas cosas han dolido, justo en el pómulo, en esa piel delgada tan cerca del cráneo. Todos los que ahí estaban lo vieron. El tiempo, como si con sus miradas intentasen retenerlo, se demoró cada vez más y, he aquí la paradoja, se detuvo del todo por dos segundos.

Se detuvo el tiempo y regresó, efectivamente, volvió a emerger por una sola razón: permitir el flujo de un delgado hilo de sangre, tímido primero, desde mi mejilla hasta la comisura de mis labios, caudal inverosímil después, tiñendo carmesí cada rincón de mi pecho.

Download http://cce.uchile.cl/~cemda/canciones/remember.mp3

6 comentarios:

Pazisstika dijo...

carmesí
le pondre asi
a alguien que salga
de mi algun dia

Cpunto dijo...

el tiempo, se detiene cuando hacemos el amor que también es un golpe que también da en pleno rostro y a ratos sigue golpeando aún despúes de las horas,

Pamela dijo...

Me encantó tu comentario en mi blog en el Decálogo!! viva la irreverencia!!!

Muy buen texto, se puede sentir la sangre corriendo por la mejilla....

abrazos friolentos

Anita dijo...

que fuerte post, lo leo y me recuerda momentos duro de mi vida, lo vuelvo a leer y me produce algo que no puedo explicar, me acuerdo de mi intoxicación de cosas fuertes, no se si esa era la intención, pero eso sentí.

Puta Asesina dijo...

Yo conozco este diálogo, lo he visto en otro lado.

Sick Boy, por Trainspotting???, sería a good news.

Buen descubrimiento, éste, un abrazo.

Catalina dijo...

el tiempo...el maldito tiempo
me hubiera gustado compartir algunas cosas contigo
haberme desahogado
haberme entretenido y olvidado